EL SILENCIO

La Música en Sí – Programa 41

Idea, producción y conducción: Mario Corradini

Cuentan los que cuentan que lo ruidoso pertenece a la esfera de la personalidad, es decir a la máscara que mostramos a los demás.

En cambio lo silencioso es un atributo de lo esencial.

El grito y los ademanes grandilocuentes son manifestaciones hacia el mundo, se dirigen hacia los otros para influenciar a los otros.

Por eso los manipuladores usan el reto o la adulación,

es decir el golpe o la caricia mental,

para que la gente cumpla sus designios.

En cambio el gesto sutil, el silencio sin comentarios, el no actuar y la acción anónima tienen otras cualidades.

¿Cuántas veces pronunciamos frases que no dicen nada, discursos vacíos que sólo colman nuestra vanidad de oradores?

¿Cuántas veces nos descubrimos hablando de cosas que no entendemos?

¿Cuántas veces hubiera sido mejor quedarnos en silencio?

Antiguas tradiciones impusieron la regla de hacer silencio

y sus seguidores no hablaban para nada,

no pronunciaban la mínima palabra, a veces durante años.

¿Para qué sirve eso?

No vayamos a creer que estando en silencio se es menos tonto…

No es así.

La indicación de mantener el silencio se refiere a la postura mental de no pronunciar palabras inútiles.

Es un consejo técnico.

Cerrar la boca sirve para que la persona pueda observar la pulsión del hablar mecánico.

Por eso se les ordena, a los interesados en estas ideas, que no deben hablar durante un cierto tiempo, tratando de estudiar lo que hace surgir el diálogo en ellos, de ver cuántas frases sin sentido pronuncian a diario y así observar la cadena del pensamiento mecánico.

Por eso, cuando nos toque hablar,

cuando sea nuestra voz la que baile sobre el silencio de los otros,

será mejor nutrir y no hacer daño,

será mejor alimentar el corazón de quien nos escucha con la caricia de la comprensión

o con la espada de la palabra justa.

Y después callar

cesar el discurso así como la nube se disuelve y la lluvia se retira,

dejando que el viento del día pueda barrer las calles

y las mentes.

Mario Corradini

Fragmento del libro “El Buscador”

Agradecimiento especial a quienes colaboraron en este programa:

Angel Alfredo Dimas, Adriana Calcoen, Mariana Bellomio, Mery Waller, Andrea Larragione, Nicolás Fabiani, Joaquin Baldin, Norberto Albornoz, Juan Pablo Neyret, Santos Pereyra, Ricardo Silva.

Mario Corradini

Músico, compositor, docente y musicoterapista. Ideador de la Biomúsica como disciplina evolutiva.

Ha desarrollado una intensa actividad como compositor e investigador de las propiedades terapéuticas del sonido.

Conoce más sobre

Escuchá más programas

Libros

Discografía